Viernes 17 de Mayo de 2024

Hoy es Viernes 17 de Mayo de 2024 y son las 21:28 -

18/04/2024

Podrían revertir la sentencia a muerte de una mujer latina condenada por asesinar a su hija en Texas

Fuente: telam

Una decisión judicial inesperada podría cambiar el destino de Melissa Lucio, una madre que fue condenada hace más de una década

Melissa Lucio, la mujer que fue condenada a muerte porque la Fiscalía ocultó pruebas clave en su favor (Telemundo Noticias) />

Melissa Lucio, la mujer que fue condenada a muerte porque la Fiscalía ocultó pruebas clave en su favor (Telemundo Noticias)

En un giro potencialmente trascendental para el sistema judicial de Texas, Estados Unidos, el caso de Melissa Lucio está a punto de experimentar un vuelco significativo. El juez Arturo Nelson, quien presidió el juicio en 2008, donde la mujer fue condenada a muerte por el asesinato de su hija de dos años, Mariah Elizabeth Álvarez, emitió una recomendación para anular la sentencia. Esta decisión se basa en la retención de pruebas clave por parte de la fiscalía que podrían haber beneficiado a Lucio, según difundió CNN.

“Esta evidencia habría corroborado la teoría de que la muerte de la hija de Lucio fue un accidente”, manifestó el juez Nelson en su recomendación, aludiendo a los informes de los Servicios de Protección Infantil y a entrevistas con los hijos sobrevivientes de Melissa Lucio. Estas pruebas sugieren que la niña falleció debido a heridas sufridas en una caída por las escaleras, contrariando la afirmación del estado de Texas sobre un supuesto abuso por parte de su madre.

Melissa Lucio, de 55 años y madre de 14 hijos, se enfrentaba a su ejecución el 27 de abril de 2022, programación que fue suspendida dos días antes por la Corte Penal de Apelaciones de Texas. El juzgado ordenó la revisión de las pruebas que recomiendan la posible inocencia de Lucio en un movimiento que ha captado la atención nacional e internacional.

El
El médico lo describió como el "peor" caso de maltrato infantil que había visto en su carrera. En la imagen aparece con su hija Mariah (AFP)

La revisión del caso fue impulsada tras la aceptación por parte de la Fiscalía del condado de Cameron de que se retuvieron pruebas favorables a Lucio durante su juicio. Esta admisión ha provocado que otros jurados que previamente votaron por su condena a muerte aboguen por la suspensión de su ejecución y la realización de un nuevo juicio.

El caso de Lucio no solo resalta cuestiones significativas sobre el derecho de la defensa a acceder a todas las pruebas disponibles, sino que también pone de manifiesto la importancia de una verificación cuidadosa y meticulosa de los casos penales, especialmente aquellos que resultan en la pena capital. Con el caso remitido nuevamente al Tribunal de Apelaciones Penales de Texas, la autoridad judicial tiene ahora la posibilidad de anular la condena. No obstante, aún no se ha establecido una fecha para la decisión final.

Lo que se sabe del caso

En su solicitud de clemencia presentada antes de la fecha programada para su ejecución, el equipo legal de Melissa Lucio relató lo sucedido el trágico 15 de febrero de 2007 y los días siguientes. Esa mañana, la madre se levantó temprano, preparó a algunos de sus hijos para ir a la escuela y luego se dedicó a empacar las pertenencias de su “deteriorado departamento en el segundo piso” debido a que la familia estaba en proceso de mudanza.

Mientras tanto, hizo todo lo posible por vigilar a Mariah, quien tenía dificultades para caminar y era propensa a caídas debido a una leve discapacidad física. Sin embargo, mientras Lucio estaba ocupada, Mariah logró abrir una puerta, salió al exterior y cayó por un tramo “empinado” de más de una docena de escalones.

Melissa
Melissa Lucio y algunos de sus 14 hijos (AFP)

Lucio se dio cuenta casi de inmediato de que Mariah había desaparecido y la encontró afuera, llorando. Aunque su labio sangraba, no parecía estar gravemente herida. Pero, según informó CNN, la apariencia de la niña era engañosa, ya que había sufrido lesiones internas que finalmente resultarían mortales.

En los dos días siguientes, mientras la familia se mudaba, el estado de Mariah empeoró: dormía demasiado y eventualmente dejó de comer. El 17 de febrero, Lucio intentó llevar a la niña al médico, pero decidió esperar hasta el día siguiente y la acostó para que durmiera una siesta.

Mariah dejó de respirar y la familia llamó al 911. A pesar de los esfuerzos de los paramédicos y del personal del hospital por reanimarla, no pudieron salvarla. En su hogar, Lucio les dijo a los paramédicos que Mariah se había caído por las escaleras días antes, pero uno de los socorristas no le creyó, según la solicitud de clemencia, ya que la residencia era de un solo piso con unos pocos escalones en el frente. Según la petición, el hombre no comprendió que la niña se había caído en la casa anterior de la familia.

“Este malentendido crítico puso en marcha una investigación prejuiciosa en la que los investigadores asumieron continuamente lo peor sobre Melissa sin investigar ni considerar alternativas”, dice la petición.

La condena llegó en 2008

Un
Un juez de Texas recomienda anular la condena y pena de muerte de Melissa Lucio (EFE)

En agosto de 2008, durante su juicio, el jurado concluyó que Melissa Lucio había causado la muerte de su hija mediante golpes y torturas.

De acuerdo a lo descrito por Telemundo 51, el médico de emergencias que intentó reanimar a Mariah después de la llamada al 911 por parte de la familia calificó el caso como el peor de maltrato infantil que había visto en su carrera, y afirmó que las lesiones no podrían haber sido causadas por una caída por las escaleras.

A pesar de que durante el interrogatorio la madre afirmó que su hija se había caído por las escaleras y que esa había sido la causa de su muerte, la fiscalía no aceptó esa versión y la acusó de homicidio, solicitando la pena de muerte. Los fiscales se basaron, en parte, en una supuesta confesión que Lucio habría hecho a las autoridades la noche de la muerte de Mariah.

Sin embargo, los abogados de Lucio han negado que ella haya confesado, argumentando que su declaración fue obtenida bajo coacción durante un interrogatorio agresivo. También señalaron que Lucio era vulnerable a la coacción debido a su historial como sobreviviente de abuso sexual y violencia doméstica y psicológica a lo largo de su vida. Los abogados también señalaron que no se le permitió a Lucio presentar pruebas que cuestionaran la validez de su supuesta confesión.

La defensa sostiene que la evidencia poco sólida o falsa llevó a los jurados a creer que las lesiones de Mariah solo podían ser resultado de maltrato físico y no de complicaciones derivadas de una caída.

En una carta dirigida a los legisladores de Texas, Lucio declaró: “Sabía que las acusaciones en mi contra no eran ciertas. Mis hijos siempre fueron mi mundo y, aunque he tomado decisiones equivocadas en la vida, nunca dañaría a ninguno de mis hijos de esa manera”.

El vicefiscal del condado de Cameron, Luis Sáenz, cuya oficina llevó el caso, respondió que los abogados de Lucio no tenían pruebas que la exculparan. Según los fiscales, Lucio tenía antecedentes de consumo de drogas y había perdido temporalmente la custodia de algunos de sus 14 hijos.

La prueba clave que fue ocultada

El
El médico forense que evaluó el caso en ese entonces dijo que Mariah era una "niña maltratada" que murió por un traumatismo craneoencefálico (EFE)

Ahora se sabe que la Fiscalía no compartió con la defensa los testimonios de cinco de los hijos de Lucio, quienes afirmaron que su madre no había abusado ni de ellos ni de Mariah. Este hecho se considera crucial en apoyo a la madre.

Uno de los hijos informó a un investigador de los Servicios de Protección Infantil que presenció cómo la niña caía por las escaleras de su apartamento, corroborando así el relato de Lucio sobre las lesiones y el empeoramiento de la salud de la niña en los días siguientes al incidente.

Además, dos de las hijas mayores de Lucio declararon bajo juramento a la policía, confirmando detalles sobre el deterioro de la salud de Mariah y la creciente preocupación de su madre en los días previos a su fallecimiento.

Después de que estas pruebas salieran a la luz, la Fiscalía y los abogados de Lucio llegaron a un acuerdo, que fue aprobado por el juez Nelson, indicando que “ella no habría sido condenada a la luz de la evidencia suprimida”, según documentos judiciales citados por CNN.

“Esperamos y rezamos para que el Tribunal de Apelaciones en lo Penal esté de acuerdo con el Fiscal de Distrito, la defensa y el juez Nelson y nuestra madre pueda regresar a casa con su familia. Son 17 años que llevamos sin ella. La amamos y la extrañamos y estamos ansiosos por abrazarla”, expresaron los hijos de Lucio en un comunicado.

Compartir